El Gobierno fusionará las ayudas a los parados de larga duración y tendrán efecto retroactivo

Reproducimos este completísimo artículo que actualiza la situación de las ayudas del Estado a los parados de larga duración, publicado en El Confidencial
30.08.2017 – 05:00 H.

La reconfiguración del actual modelo de protección para los parados de larga duración está en marcha. La intención del Gobierno es que antes del 30 de abril se alcance un acuerdo con sindicatos y empresarios que, en líneas generales, debe suponer la integración de los diferentes instrumentos con que cuenta el Ministerio de Empleo, como son el Plan Prepara, el Plan de Activación para el Empleo (PAE) o la renta activa de inserción (RAI).

Mientras tanto, y a partir de que la Conferencia sectorial —que reúne a todas las CCAA— apruebe que el servicio público de empleo siga gestionando (pero ahora de forma extraordinaria) las ayudas de 457 euros, estará vigente un real decreto que mantiene las subvenciones en los términos existentes hasta el pasado 15 de agosto, que es cuando caducó el anterior Plan Prepara. La intención del Gobierno es que para que no haya vacíos de cobertura, como critican los sindicatos, cualquier ciudadano que reúna las condiciones pueda beneficiarse de la subvención desde el día siguiente que caducó el plan. Es decir, a partir del 16 de agosto, con la fecha límite del 30 de abril, como establece el real decreto-ley.

El Gobierno se ha visto en las últimas semanas en una tesitura compleja a la hora de prorrogar el Prepara. Una reciente sentencia del Tribunal Constitucional (TC) estableció que eran las comunidades, y no el SEPE (Servicio Público de Empleo), quienes debían gestionar las subvenciones, toda vez que forman parte de las políticas activas de empleo, que son una competencia exclusiva de los gobiernos autonómicos. Además, se dio la circunstancia de que al situarse la tasa de desempleo por debajo del 18% de la población activa, el Gobierno no estaba obligado por ley a prorrogarlo, por lo que tenía que tomar una decisión en poco tiempo.

El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo. (EFE)
El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo. (EFE)

Según Juan Pablo Riesgosecretario de Estado de Empleo, todas las comunidades autónomas consultadas por el Gobierno han reconocido que no tenían tiempo material para asumir esa competencia en menos de tres semanas (la sentencia del TC se conoció el 27 de julio y el Prepara caducaba el 15 de agosto), por lo que se ha decidido hacer una encomienda de gestión en favor del SEPE hasta el 30 de abril. Entonces, ya debería estar aprobado el nuevo sistema de ayudas a los parados de larga duración, con cargas familiares o con especiales dificultades para la inserción laboral, y que ahora están dispersas en diferentes instrumentos.

En el borrador de real decreto que ha entregado el Gobierno a las CCAA, se justifica la prórroga por “la indudable necesidad de mantener la protección de un colectivo de personas desempleadas tan sensible como el de los destinatarios del programa en tanto se realice la revisión y reordenación de los actuales programas destinados a mejorar las posibilidades de inserción de los desempleados y, a su vez, a complementar la protección por desempleo”.

Sin umbral de la tasa de paro

Esa reordenación comenzará a negociarse a partir del 4 de septiembre con sindicatos y empresarios. Pero, al contrario que sucede con el Plan Prepara, su vigencia no estará vinculada a un determinado nivel de desempleo, sino al cumplimiento de determinados requisitos. En todo caso, lo que está claro es que su financiación correrá a cargo del presupuesto del SEPE, que se nutre de fondos del Estado y de la Unión Europea, aunque los gestionen las comunidades autónomas.

El Gobierno reconoce en el real decreto que persiste a día de hoy” un elevado nivel de desempleo que afecta en especial a los desempleados de larga duración que han agotado las prestaciones o subsidios, y coloca a estas personas en “una grave situación de riesgo de exclusión social”, circunstancia que justificó en su momento su creación, en 2011, y las sucesivas prórrogas del programa.

La prórroga extraordinaria no cambia nada respecto de los requisitos exigidos hasta el pasado 15 de agosto. En concreto, podrán beneficiarse de este programa las personas desempleadas por extinción de su relación laboral e inscritas como demandantes de empleo en las oficinas de empleo que, dentro del periodo comprendido entre el día 16 de agosto de 2017 y el 30 de abril de 2018, ambos inclusive, hayan agotado o agoten la prestación por desempleo de nivel contributivo y no tengan derecho a cualquiera de los subsidios por desempleo. El plazo para solicitar la subvención será de dos meses desde la publicación en el BOE del texto legal.

Los otros requisitos tienen que ver con llevar inscritas como demandantes de empleo al menos 12 de los últimos 18 meses, tener responsabilidades familiares, carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores en cómputo mensual al 75% del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias. El programa, como se sabe, tiene una duración de seis meses improrrogable.

Los datos acumulados del Prepara en todas sus ediciones indican que casi un millón de trabajadores (952.456) se han beneficiado de alguna de sus ediciones. Su cuantía por beneficiario asciende a 457 euros mensuales (el 85% del Iprem) tras los Presupuestos Generales del Estado de 2017.

Anuncios

Definiciones de la Encuesta de Población Activa

 

 

¿Qué quiere decir “Inactivos”, ¿es lo mismo que jubilados o amas de casa?, ¿Y Activos? ¿Si una persona que está en el Paro mucho tiempo deja de buscar trabajo activamente, se la considera Parada, o no?  Muchas personas se preguntan en las redes sociales por el contexto de las palabras que marcan las conclusiones de la Encuesta de Población Activa, cuya metodología está homologada al más alto nivel técnico por la Comisión Europea, la OCDE y un organismo tan importante como la OIT (Organización Internacional del Trabajo). Incluimos aquí la definición de estos conceptos, tal como publica en su web el Instituto Nacional de Estadística. 

Activos: Son aquellas personas de 16 o más años que, durante la semana de referencia (la anterior a aquella en que se realiza la entrevista), suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios o están disponibles y en condiciones de incorporarse a dicha producción. Se subdividen en ocupados y parados.

Ocupados: Son las personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado trabajando durante al menos una hora a cambio de una retribución en dinero o especie o quienes teniendo trabajo han estado temporalmente ausentes del mismo por enfermedad, vacaciones, etcétera.

Los ocupados se subdividen en trabajadores por cuenta propia (empleadores, empresarios sin asalariados y trabajadores independientes) y asalariados (públicos o privados). Atendiendo a la duración de la jornada los ocupados se clasifican en ocupados a tiempo completo (con una jornada habitual semanal superior a 30 horas) y a tiempo parcial (con una jornada habitual semanal inferior a 35 horas).

Parados: Son las personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado sin trabajo, disponibles para trabajar y buscando activamente empleo. Se considera que una persona busca empleo de forma activa si:

Ha estado en contacto con una oficina pública de empleo con el fin de encontrar trabajo.

Ha estado en contacto con una oficina privada (oficina de empleo temporal, empresa especializada en contratación, etc.) con el fin de encontrar trabajo.

Ha enviado una candidatura directamente a los empleadores.

Ha indagado a través de relaciones personales, por mediación de sindicatos, etc.

Se ha anunciado o ha respondido a anuncios de periódicos.

Ha estudiado ofertas de empleo.

Ha participado en una prueba, concurso o entrevista, en el marco de un procedimiento de contratación.

Ha estado buscando terrenos o locales.

Ha realizado gestiones para obtener permisos, licencias o recursos financieros.

También se consideran parados a las personas que ya han encontrado un trabajo y están a la espera de incorporarse a él, siempre que verifiquen las dos primeras condiciones.