UGT: “En España se está creando un verdadero problema de desempleo estructural”

Una vez más aplaudimos el sensacional artículo que ha publicado Isabel Munera en EL MUNDO en http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2018/02/08/5a7c4ad2468aebcb438b4600.html

Algunas frases de su excelente artículo: Durante la presentación del estudio Precariedad laboral, paro estructural, pérdida salarial, pobreza y desigualdad, la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Camen Barrera, ha denunciado que en “España se está creando un verdadero problema de paro estructural”.

En su opinión, si esta situación no se revierte, nuestro país “está al borde del rescate” por Europa en materia de empleo.

Barrera criticó el “triunfalismo” del Gobierno y advirtió de que “está aumentando la desigualdad y la pobreza”, pese a que llevamos cuatro años consecutivos con un crecimiento positivo del Producto Interior Bruto (PIB). “No hay justificación para mantener las políticas de austeridad y recorte que hubo durante la crisis. Si estamos en recuperación porque crece el PIB, hay que fomentar el empleo indefinido, atajar el fraude en la contratación temporal y reconducir el modelo de crecimiento para repartir la riqueza”.

Desde este blog nos unimos totalmente a estas palabras y al excelente reportaje de Isabel;  como ya venimos manifestando en nuestros análisis del mercado laboral desde hace tiempo, la consecución de los objetivos de reducir el paro y aumentar el empleo se está logrando a costa del sufrimiento de muchísimas personas que se ven condenadas a la pobreza o a sobrevivir apenas 15 días cada mes. Con “falsos autónomos”, con “sueldos precarios”, con “contratos de solo unas horas de duración”, con “renovaciones temporales y finalización del contrato para evitar tener que contratar como indefinido” a un trabajador excelente que ha demostrado su compromiso con la empresa yendo a trabajar incluso en Navidad con fiebre vírica….. ¿qué sociedad estamos creando? ¿es esto España? ¿no estaremos en El Mundo Feliz de Huxley? Es como un cóctel que endulza el paladar al beberlo, al tiempo que te destroza el estómago, el hígado y los riñones.

Abandonados a su suerte, mecidos por enormes olas en manos de muchos empresarios (pero ni mucho menos todos, porque hay muchísimos empresarios responsables y muy profesionales) que solo miran por su cuenta de resultados y que dejan caer los derechos de los trabajadores a situaciones que nuestra civilización occidental sufrió durante el siglo XIX con la Revolución Industrial, millones de españoles que tienen “la suerte” de poder trabajar cumplen horarios más largos que ningún país de Europa, con salarios más bajos que ningún país de Europa, sin remuneración de horas extraordinarias en muchísimos casos, mientras los telediarios presentan a las autoridades de empleo comunicando los logros que se están consiguiendo en política de empleo.

Mientras que hace ya meses que el Presidente del Gobierno nos informó que considera finalizada la crisis, y con toda razón pues llevamos 3 años con el PIB creciendo por encima del 3%, parece que alguien se ha olvidado de que se gobierna para el bienestar de las personas, que conforman el pueblo soberano. Le hemos oído solicitar a los empresarios que deben elevar los salarios de sus trabajadores, pero parece que nadie le escucha ni tiene en su mano posibilidad alguna de que estas convicciones se lleven a la realidad. También a la Ministra de Empleo, de quien sabemos su esfuerzo enorme por mejorar las cosas, pero la montaña a mover parece muy superior a sus fuerzas.

La sensación que uno siente es que “están hablando de otro país”, y que se busca sobre todo presentar cifras, cifras, números y porcentajes, mientras se olvidan de las personas, de su bienestar, del presente, del día a día, de llegar a fin de mes, de la dignidad y del derecho a vivir, que es un derecho superior al de subsistir. Para eso trabajan nuestros políticos y para eso pagamos impuestos.

Mientras España sube y sube en las listas internacionales de la desigualdad, sto se parece cada día más a Yupilandia, y cada día menos al país que todos soñamos cuando un día decidimos crear una familia y soñamos con la prosperidad.

Sueño y espero que tengamos una España mejor. Y estoy dispuesto a luchar por ello con toda mi inteligencia.

 

 

Anuncios