Habrá ayudas concretas a los parados mayores de 55 años para que no pierdan derechos de pensión y puedan volver a trabajar

Será el primer objetivo de la renovacion de la Estrategia española por el Empleo

La situación de los desempleados mayores de 55 años es crítica: cerca de 300.000 personas de este colectivo no reciben ya ninguna prestación, ni pueden cotizar a la Seguridad Social, por lo cual su pensión bajará al 40% de lo que debería haber sido si hubieran podido continuar cotizando.

El pasado 18 de Junio publicamos en este post el excelente artículo de Isabel Munera en EL MUNDO, reflejando esa situación injusta e incorporando propuestas de UGT, Fundación Adecco y de nuestra propia Asociación, para facilitar la reinserción de esas personas en el mercado de trabajo y mejorar la protección por desempleo y sus derechos a una pensión digna.

Este 20 de Junio el Gobierno ha aceptado incluir en la Estrategia Española para el empleo un paquete de medidas propuestas por UGT (algunas de ellas las hemos propuesto también desde nuestra asociación)  para paliar la bolsa de pobreza que va a crearse cuando estas personas accedan a la jubilación.

En este sentido, la Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social, ha destacado algunas de las propuestas del sindicato como:

• Derogar la reforma el RD 20/2012  de 13 de Julio, del Gobierno del PP, para que vuelva a situarse la edad de percepción del subsidio de mayores en 52 años y no en 55.

• Eliminar la consideración de rentas familiares en la percepción del subsidio, para que ningún desempleado mayor de 55 años quede sin ingresos, tal y como pasa actualmente.

• Subir al 125% la cotización a la Seguridad Social, tal y como era antes de la reforma del PP. Se trata de que la pensión no se rebaje por el periodo en desempleo previo a la jubilación.

• Eliminar la jubilación forzosa a los 61 años, tal y como estableció el PP, para los desempleados que cobran este subsidio y que recorta aún más su pensión.

Asimismo, UGT plantea la necesidad de “recuperar para el mercado laboral a la mayor parte de estos desempleados” (su tasa de inactividad creció el año pasado en un 53%). Para ello es necesario hacer frente al efecto desánimo de este colectivo, implantando planes de sensibilización que incluyan una oferta de servicios públicos  de orientación, formación recualificación e inserción.

No en balde en todos los Informes que nuestra Asociación ha publicado sobre el empleo de los Seniors hemos propuesto que se establezcan itinerarios personalizados de recuperación e inserción para cada una de las personas de este colectivo, y que sean guiados por personal experto formado expresamente para saber cómo entender debidamente las características especiales de la situación que padecen estas personas para poder propiciar su empleabilidad. También, nuestros recientes post sobre las declaraciones de la ministra Fátima Báñez a la pregunta de Victoria Prego sobre la pérdida de una cantidad importante de la pensión por parte de las personas +55 que no pueden cotizar en los últimos años de su carrera laboral, estos posts han dado su fruto gracias a la iniciativa del I Club de Empleo Senior del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, en Madrid, que con la sensibilidad y empuje que les caracteriza detectaron la necesidad de que se haga algo para evitar las terribles consecuencias de esa injusta situación.

Barrera ha precisado que “hay que evaluar y diagnosticar particularmente a cada uno de estos desempleados, de manera urgente, en el plazo de 6 meses, para establecer itinerarios personalizados, de formación, cualificación e inserción” y adoptar medidas complementarias en las Comunidades Autónomas, además de una ayuda suplementaria que podría sacarse del remanente no utilizado del Programa de Activación para el Empleo  de los Presupuestos Generales del Estado de 2016.

La Secretaria de Empleo, Políticas Sociales y Seguridad Social de UGT ha pedido, también, suprimir de los programas y ayudas existentes la condición de estar inscrito al menos 12 meses durante los últimos 18, para que todos los desempleados puedan acceder a programas y ayudas; y establecer una línea de contratos públicos socialmente responsables, en donde vía acuerdos o cláusulas incorporados, se priorice la contratación de desempleados mayores de 55 años.

​Por otro lado, este martes, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, pidió a los interlocutores sociales que hagan «un esfuerzo» para cerrar el acuerdo de negociación colectiva para este año, que debería incluir sus recomendaciones sobre el incremento de los salarios. Báñez afirmó que es importante que en España «haya cada día mejores salarios».

Con el objetivo de que todas estas personas puedan mejorar su situación lo antes posible, recogemos con muchísimo interés este avance tan importante, y estaremos muy pendientes de que el Gobierno los ponga en marcha de forma efectiva. Cuando el primer parado +55 perciba la primera de estas nuevas medidas, ese será el momento de felicitar a todos los agentes sociales que han intervenido para cambiar estas cosas.

Anuncios

Llamada a las empresas de la Comunidad de Madrid: ¡contraten, por favor!

La Encuesta de Población Activa del 4ºTrimestre 2016 muestra una triste realidad para los parados de la Comunidad de Madrid:  en 2016 el número de trabajadores ocupados solo creció en 14.000 personas, una cifra muy baja (solo un 0,5% de aumento) en relación a los más de 2.800.000 personas que trabajan en Madrid. Realmente lograron trabajar 135.100 personas más que en 2015, pero otras 78.000 fueron al paro y dejaron de estar Activas otras 46.000, por lo que el aumento de Ocupados fue solo de 14.000.

Aun tomando las 135.100 personas, el aumento del número de Ocupados solo sería un 4,7% lo que es muy poco más que el 3,7% de aumento del PIB regional.

Hemos comparado la posición que ocupa la Comunidad de Madrid en el ranking del Paro de Larga Duración con las demás comunidades autónomas, y confirmamos que nuestra Comunidad está muy mal situada:

CAM

Como vemos, más del 58% de los parados de la Comunidad de Madrid están en el paro de larga duración: llevan más de un año en el paro. Y aun más grave: de estas personas, el 72% lleva más de 2 años en el paro. ¿Qué hace falta para concienciar a autoridades y a empresarios de que ayuden a resolver esto, porque tienen una responsabilidad con la sociedad?

Más de tres cuartas partes de los parados de larga duración tienen más de 45 años, y por ese motivo solicitamos, una vez más:

1º) A nuestra Comunidad de Madrid, que lance programas en apoyo del empleo de los mayores de 45 años y favoreciendo que los empresarios les contraten.

Incluimos aquí un enlace al díptico que ha publicado la Comunidad con las ayudas e incentivos a la contratación, que incluyen 3.500€ por contratación de trabajadores mayores de 45 años.

Diptico-incentivos contratación 9-2-2017

2º) A todos los empresarios de la Comunidad de Madrid un esfuerzo para que contraten a personas de más de 45 años, aprovechando que el tirón de la demanda de esta región va sacando de la crisis a todos los que han podido resistir este duro período.

Confiamos en que la nueva oleada de la EPA del primer trimestre 2017 muestre datos de mejora importante del paro de larga duración de los mayores de 45 en la Comunidad de Madrid.

El empleo en la construcción

La construcción lleva tres años creando empleo pero sólo ocupa a la mitad de trabajadores que antes de la crisis

Reproducimos este artículo escrito y publicado por INÉS CALDERÓN en El Economista el
17/03/2017
  • El sector de la construcción ha generado empleo en 33 de 36 meses…… pero ocupa a un 57% menos de empleados que en el año 2008

Ladrillo-euros.jpg

El ladrillo sigue creando empleo. Lo ha hecho de forma prácticamente ininterrumpida durante los últimos tres años. Según los datos del Ministerio de Empleo, la ocupación en el sector ha crecido en 33 de los últimos 36 meses, de forma que los 1,094 millones de trabajadores registrados en febrero de 2017 suponen la cifra más alta desde el mes de septiembre de 2012.

Sin embargo, a pesar de este continuo crecimiento, la construcción sigue ocupando a menos de la mitad de empleados de los que tenía antes de la crisis. En el año 2008, en el sector trabajaban un 57% más de empleados, superando los dos millones y medio de empleados en el ladrillo. De hecho, si se recuperasen el millón y medio de empleos perdidos en el sector, la afiliación en España volvería a alcanzar los niveles precrisis.

Empleo en la ConstrucciónAdemás, la caída del sector afecta casi por igual a todas las provincias, aunque con una excepción: Baleares. El archipiélago ha perdido mucho menos empleo en el ladrillo que el resto de España. Actualmente tiene 36.237 ocupados del régimen general en la construcción, lo que apenas supone un 7% menos del que registraba antes de la crisis.

Cuenca y Palencia han perdido más del 60% de los empleos

Este dato contrasta con el de otras provincias, donde la construcción ha perdido más de la mitad de los empleos. Es el caso de Cuenca, donde el empleo en el ladrillo ha caído más de un 63% en los últimos nueve años. Esta provincia es también la que tiene un mayor desfase entre oferta y demanda de vivienda nueva, ya que al ritmo de 2016 tardaría 53 años en vender su stock de casas nuevas.

Pero no es la única provincia que echa de menos el empleo en el ladrillo. En Palencia, el número de afiliados en el régimen general en el sector ha caído un 61%, y en Castellón, un 60%. En León, Almería, Albacete, Huelva y Navarra, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha destruido a más del 58% de los empleados.

Por comunidades autónomas, al margen de Navarra, la más afectada por la caída del ladrillo es Castilla-La Mancha, que ha perdido el 56% de los puestos de trabajo del sector. También en Murcia, Extremadura, Cantabria, Castilla y León, Asturias, La Rioja, Aragón, Comunidad Valenciana, Galicia y Andalucía se han perdido más de la mitad de los empleos. Además de Baleares, Madrid también registra datos mejores que la media, con un descenso del número de afiliados del régimen general en la construcción del 40% en los últimos nueve años.

En el día de nuestros mayores

Hoy 1 de Octubre es el DÍA MUNDIAL de LOS MAYORES, con tal motivo felicitamos a nuestros padres, tíos y abuelos, ¡¡MUCHAS FELICIDADES!!! mayores

Desde esta Asociación os saludamos con todo el cariño a vuestra generosidad y entrega durante tantos años. Nosotros, vuestros hijos, luchamos ahora para que la sociedad recuerde que existen personas de más de 45 años que tienen derecho a un trabajo digno. No lo tenemos fácil, pero vuestro ejemplo nos dice que con perseverancia, cariño y voluntad, caen las montañas más altas y se elevan las colinas más suaves.

Sois ya 8 millones las personas que pasasteis los 65 años, ¡qué alegría! , y bueno, para todos nosotros seguís siendo “jóvenes con experiencia”.  Nosotros, vuestros hijos y familiares, lo aprendimos todo de vosotros, que nos disteis la vida y la educación, y por eso nuestro agradecimiento y nuestro enorme cariño.

¡QUE SEAIS MUY FELICES!!

 

La sostenibilidad en la gestión del tiempo

Flexibilidad horaria y conciliación de la microempresa

 Editora: Rocío Bravo Gálvez       Fuente: Corresponsables
15 Junio 2016

Rocío Bravo, fundadora de Dakaphor y especialista en Gestión de RRHH y RS

En los últimos tiempos, somos testigos de cómo las grandes empresas y algunas PYMES con un importante peso en su sector y movilidad de mercado global, están incorporando con éxito contrastable medidas de flexibilidad horaria y de conciliación de la vida personal y laboral de sus trabajadores, lo que les ayuda en su estabilidad y crecimiento.

Sin embargo, la realidad del tejido empresarial español sigue siguiendo el más del 75% de microempresas. Especialmente ahora, con el incremento de proyectosemprendedores que se han incorporado al mercado, dando fluidez a determinados sectores y reduciendo las tasas de desempleo. Pero que mantiene e incrementa la dificultad de aplicar medidas de flexibilidad y conciliación, en un sector de población activa que mejor podría entenderlo y aplicarlo, y que más dificultades tiene para conseguirlo.

La escasez de ayudas públicas, y una práctica tradicionalista de presentismo, combinada con la ilusoria idea de que quien más horas pone en el trabajo es quien mejores resultados y garantías consigue, dan al traste con la carrera profesional y la necesaria estabilidad emocional y psicológica de quien realiza una tarea, presta un servicio, ejerce cargos de responsabilidad o desarrolla un proyecto. Esta situación entra en conflicto con las nuevas formas de entender las relaciones dentro de las empresas, las nuevas formas de gestión y estrategia empresarial, y los nuevos mercados. Y hay una realidad todavía más dura: ya no hay negocios a largo plazo, y las deudas se pagan a corto con el flujo de caja, en la mayoría de las ocasiones, a costa de la calidad en el empleo, los salarios, y la salud de lostrabajadores, empleadores y emprendedores.

La coyuntura de la microempresa, por tamaño, volumen de facturación y sector de actividad, dificulta enormemente que la aplicación las medidas de conciliación y flexibilidad horaria se apliquen de la misma manera y con los mismos resultados que en las PYMES y grandes empresas. En el caso de los emprendedores, las ayudas públicas para los proyectos empresariales suelen estar sectorizados por la tendencia de los mercados globales y por los requisitos del origen de los fondos públicos, lo que dificulta encontrar socios y financiación no tradicional, y sacrifica tiempo de la vida personal, para destinarlo a un proyecto que en muchas ocasiones se queda en el camino (con la frustración que crea), y que en muy pocos casos se inicia con alguna contratación de personal, creando una realidad ficticia de conciliación y garantía de continuidad.

La rapidez con que evolucionan los mercados, no da margen suficiente en tiempo y recursos para algo tan necesario como flexibilizar parte de la estructura de un pequeño negocio o comercio. Se podría seguir afirmando la creencia popular y generalista de que el gasto social de un puesto de trabajo es enorme, y por tanto, la microempresa, que genera más del 40% de la mano de obra, es tremendamente cara para la sociedad . Y sin embargo, es la que da vida a los mercados, porque es donde está el mayor volumen de clientes.

Presento una serie de preguntas, a modo de propuestas, para dar entrada al análisis y posible implantación de recursos y herramientas que pueden mejorar el futuro de un negocio a corto/medio plazo. El punto de partida sería:

Cuando nos proponemos abrir un negocio:

  1. ¿Realizamos un adecuado estudio de mercado que indique si hay saturación o exceso de producto/servicio?
  2. ¿Conocemos bien la necesidad del cliente, sus hábitos y costumbres, le ofrecemos lo que de verdad le deja satisfecho? ¿Aplicamos los recursos adecuados, o lo hacemos bien?
  3. ¿Hemos trabajado nuestra marca y nuestra presencia en el mercado, con transparencia? ¿hemos fortalecido y fidelizado la relación con el cliente?
  4. ¿Hemos estudiado adecuadamente a la competencia? ¿sabemos por qué se nos va el cliente? ¿conocemos nuestras carencias? ¿las podemos resolver, o minimizar?
  5. ¿Hemos hecho una adecuada selección de proveedores, que nos facilite los procesos, que nos dé un producto o servicio que llegue a nuestro cliente con la calidad que prometemos?
  6. ¿Tenemos la confianza de nuestros clientes y nuestros trabajadores? ¿cumplimos nuestras obligaciones?
  7. ¿Motivamos a nuestro personal, lo conocemos, les ayudamos en su carrera para dar un buen servicio y solidez a nuestra empresa? ¿confiamos para que se organicen su tiempo de trabajo y sus tareas?
  8. ¿Cuál es nuestra cultura de empresa? ¿Tenemos una buena organización? ¿tenemos bien identificado el puesto de trabajo? ¿hemos contratado a la persona adecuada? ¿Tratamos de mantener un adecuado clima laboral, y una comunicación clara y transparente?
  9. ¿Los procesos de trabajo se realizan con la calidad exigida por el cliente?

Una adecuada Gestión del Tiempo y del Horario, adaptando los procesos a los requisitos que demandan los clientes, supone no solo calidad de servicio y reputación corporativa. Implica ahorro y reinversión, confianza de inversores y accionistas. Fortalecimiento de los mercados y superar a la competencia. Pero sobretodo, supone una forma gestionar cuya piedra angular son las Relaciones Humanas y la interacción con la Sociedad.

Hablamos, al fin, de una GESTIÓN SOSTENIBLE de los Recursos Humanos con criterios de Responsabilidad Social Corporativa, donde la Experiencia de Cliente está integrada en la Cultura de la Empresa, y donde la Conciliación y la Flexibilidad Horaria, a través de la Comunicación y la Negociación, son la base del DESARROLLO PERSONAL Y PROFESIONAL.

Nota desde la Asociación Observatorio del Trabajo Senior 45+: Desde  nuestra Asociación, consideramos que con VALORES como este se puede construir una empresa sólida en la que no llegue a ser necesario solucionar los problemas económicos despidiendo a los trabajadores que cobran más o tienen más edad. Todo se puede organizar mejor, desde la responsabilidad social que todos los empresarios tenemos;  y siendo eficientes cosecharemos éxitos en vez de fracasos. En nuestra Asociación queremos ayudar en esto a todas las pequeñas empresas.

El número de mayores de 65 años que trabaja marca su máximo histórico

(reproducimos este excelente artículo de Francisco Uranga, publicado el 2 de Septiembre en EL PAÍS)
Unos 162.600 españoles siguen activos tras cumplir la edad de retiro, un 28% más que hace dos años

El número de ocupados con más de 65 años creció un 28% en los dos últimos años. Ya hay 162.600 personas, entre trabajadores por cuenta propia y asalariados, en este colectivo.Nunca antes hubo tantos mayores activos, aunque tampoco antes hubo tantos españoles con edad para jubilarse. Eso hace que apenas el 1,93% de los españoles con la edad legal para retirarse siga trabajando, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), frente al 5,33% de promedio de la Unión Europea. España es, de hecho, el país comunitario con la tasa de ocupación más baja entre los que ya podrían jubilarse.
Francisca Tricio, gerente de la Unión Democrática de Pensionistas.

Francisca Tricio

ÁLVARO GARCÍA
Francisca Tricio es un caso raro: tiene 70 años y un contrato indefinido. Hace cinco que podría haberse jubilado, pero optó por seguir en el tajo. Su caso es llamativo porque apenas el 1,93% de los españoles continúa trabajando tras cumplir la edad legal para retirarse, según revelan los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Paca, como le gusta que la llamen, es la gerenta de la Unión Democrática de Pensionistas y dice que disfruta de su trabajo porque le permite tratar con personas con las que no tendría contacto de otro modo.
MÁS INFORMACIÓN
• El rápido envejecimiento redibuja la economía
• El conflicto de las pensiones sacude la literatura española
El número de ocupados con más de 65 años ha aumentado un 28% desde el primer trimestre de 2014 hasta los 162.600, entre trabajadores por cuenta propia y asalariados, que había en el segundo trimestre de 2016. La evolución de los mayores que se mantienen activos ha ido pareja a la situación económica. Durante lo peor de la crisis, entre el segundo trimestre de 2012 y el primero de 2014, el número de ocupados mayores de 65 había cayó desde los 161.000 hasta los 127.000. Y cuando la economía volvió a repuntar aumentó el número de personas mayores que seguían trabajando más allá de los 65 años.
Lo cierto es que nunca antes hubo tantos mayores activos, pero tampoco hubo antes tantos españoles en edad de retirarse. Es el máximo histórico, pero el envejecimiento de la población hace que no sea la tasa de ocupación de estos trabajadores veteranos más alta de la historia.
Esto hace que la tasa de ocupación de este grupo de edad sea bajo, solo un 1,93%, frente al 5,33% del promedio de la Unión Europea. Hay países como Portugal, Estonia, Irlanda y Reino Unido donde la participación de los mayores en el mercado laboral es superior al 10%, según Eurostat. España es el país comunitario con la tasa de ocupación más baja entre los mayores de 65 años.
“En España, las empresas empujan a los trabajadores a jubilarse”, sostieneTomás Arrieta, patrono de la fundación Activos de Gran Experiencia (AGE). “Existe una idea de que el ideal es jubilarse lo antes posible, instalada tanto en los trabajadores como en las empresas”, asegura. Y prosigue su reflexión asegurando que esta cultura no existe en otros países de la eurozona, donde se incentiva que los empleados continúen en sus empleos.
Jubilarse y seguir trabajando

La psicóloga Rosa Zappino trabaja como ‘coach’ a los 68 años. KIKE PARA
En 2013 se introdujo en la legislación española la figura de la jubilación activa. Los que han cotizado más de 35 años y tienen edad para jubilarse se pueden adherir a esta modalidad, que los habilita a seguir trabajando y cobrar la mitad de la pensión. Antes, los empleados tenían que elegir el empleo o la jubilación, eran opciones excluyentes. Arrieta opina que fue un paso positivo, aunque insuficiente.
AGE promueve la “compatibilidad plena”, que los pensionistas puedan cobrar el 100% de la pensión y continuar su vida laboral. “Es la opción más transparente, evita que los trabajadores se sumerjan y es la alternativa socialmente más justa”, argumenta Arrieta. Argumenta que la propuesta no perjudica el empleo juvenil porque los trabajos que ocupan los mayores requieren competencias que se ganan con la experiencia.

Unos 30.000 españoles han optado por la jubilación activa. El 80% son autónomos, explica un portavoz de la Seguridad Social. Rosa Zappino es una de ellos. Tiene 68 años, es psicóloga y trabaja como autónoma dando clases de coaching y asesorando a empresas. A los 58 años dejó su cargo como Directora de Calidad y Servicios al Cliente en IBM y reorientó su carrera. Cuando cumplió los 65 años se jubiló, pero nunca pensó en dejar de trabajar. “No lo pienso tampoco ahora, este trabajo forma parte de mi vida”, dice y aclara que tiene una situación económica sólida pero continúa ejerciendo su profesión porque la mantiene “activa y útil”.
También hay quienes trabajan porque necesitan el dinero, explica José Antonio Sánchez Lucán, presidente del colegios de Habilitados de Clases Pasivas de España. Precisa que muchos deciden postergar el retiro porque no cotizaron los años suficientes para cobrar la pensión completa y otros para mejorar sus ingresos: una vez cumplida la edad ordinaria de jubilación, por cada año adicional trabajado aumenta la remuneración entre un 2% y un 4%, hasta un máximo del 20%.
“España no puede renunciar al talento de los mayores”, aseguran un portavoz de la Seguridad Social y recuerda que es una de las recomendaciones del Pacto de Toledo. Esta portavoz destaca que el Gobierno ha impulsado en los últimos cinco años una serie de reformas que buscaban promover la jubilación activa, reducir las prejubilaciones y combatir la “discriminación por edad”. “En otros países se han dado cuenta antes de que no se puede borrar de un plumazo a personas de determinada edad porque es prescindir de un gran porcentaje de población activa”, resume.
Trabajar después de los 70
Los 70 años son un punto de inflexión: el 77% de los ocupados con más de 65 años tienen menos de esta edad. Paca no quiere ser la excepción. “Me ha llegado la hora de poner fin al trabajo”, admite y explica que ha decidido retirarse a fin de año para dedicar su tiempo a viajar, a su familia y a sus amigos. De otra opinión es Ramiro Carregal, un empresario que tiene un récord inusual: es el español que más años ha cotizado a la seguridad social. “Nunca dejaré de trabajar hasta que me muera”, dice este gallego de 89 años, propietario de la empresa de conservas Frinsa. Carregal cuenta que su hobby favorito es el trabajo. “Los sábados y los domingos son los días más aburridos para mí”, afirma. “Los sábados y los domingos son los días más aburridos para mí”, afirma.
El gaditano Francisco Parra también puede reclamar el título del español que más ha cotizado, pero en la categoría de asalariados. A sus 86 años, Parra es un caso extraño entre los casos extraños: el 57% de los mayores de 65 años trabaja por cuenta propia, pero él es empleado en la misma bodega desde 1947; el 26,3% de los mayores de 70 que trabajan lo hacen como directores o gerentes, es la ocupación más frecuente a esa edad, pero Parra es auxiliar administrativo; el 86,7% de los auxiliares administrativos de más de 65 son mujeres. Parra dice que la empresa es como su casa y no cree que la edad sea motivo suficiente para dejar de ir a la oficina:“Si me siento estupendamente, ¿por qué voy me voy a jubilar?”.
RADIOGRAFÍA DE LOS OCUPADOS MAYORES DE 65
Casi el 1% del empleo. Los mayores de 65 que siguen en actividad representan el 0,89% de la población ocupada.
Más hombres que mujeres. Siempre han trabajado más hombres que mujeres después de la edad de retiro, aunque en los últimos 15 años los números se han emparejado. Ellos son 89.500, ellas 73.100.
Trabajadores a tiempo completo. El 71% trabaja a jornada completa y el 89% tiene empleos indefinidos.
Principales ocupaciones. El 23,2% son técnicos o profesionales, el 21,8% trabajadores de restauración y el 14,8% son directores y gerentes.

“Hello, Goodbye”, Reino Unido

Recordando esta divertida y creativa canción de nuestros amados Beatles en el día en que millones de británicos deciden el futuro de su relación con la Unión Europea, la memoria evoca esas estrofas:  “no sé porqué tú dices ¡Adiós! y yo digo ¡Hola!” “porqué tú dices “Stop” y yo digo “Go”.

Desde España, colíder destacado del paro europeo, nos jugamos mucho, demasiado, con la posible marcha de nuestros socios ingleses. Porque son los únicos que han marcado una estrategia diferente para propiciar que la sociedad aprecie el valor de los trabajadores senior, empezando por la necesidad de retenerlos en sus puestos de trabajo; y nombrando una persona para que luche por los derechos laborales y sociales de este colectivo de forma transversal a todos los ministerios gubernamentales.  Una estrategia diferente para una situación tan parecida a la que tenemos en nuestro país, donde se persiste en incentivar la prejubilación de todo el que cumple 50 años y gana más de 1.000 euros mensuales.

España está envejeciendo, ya nacen menos niños que personas fallecen. Ha sonado la hora de que los directores de Recursos Humanos de nuestras empresas se piensen muy a fondo cómo gestionar la diversidad de la edad en sus plantillas y le pongan algo más de imaginación de la que hasta ahora usaron mientras aprobaban a pies juntillas las decisiones de sus directores financieros de mejorar la cuenta de resultados prejubilando a sus empleados senior.

Tenemos mucho que aprender de UK, ellos también de nosotros. Espero que sea “Hello”, con todos mis respetos a su brillante democracia.