¡No a la discriminación por Edad!

Cuando parecía que se estaban erradicando la costumbre de despedir a personas de más de 45 años para sanear las cuentas de las empresas, a cambio de proponer un ERE que resolverá su situación a corto plazo pero traerá malas consecuencias para nuestro sistema de pensiones, aparece una nueva amenaza que si nadie lo remedia producirá más de 5.800 nuevos parados mayores de 50 años. Que conste aquí nuestra PROTESTA más firme contra esta lamentable práctica directiva, que retrata la mala gestión de los directivos responsables. Insistiremos a los nuevos Diputados representantes de la soberanía del pueblo para que introduzcan el cambio legislativo en el artículo 14 de la Constitución que nuestra Asociación ha propuesto en Noviembre 2018 para “impedir la discriminación por edad” que se viene realizando por parte de muchos empresarios contra su personal para propiciar ilusorias soluciones de productividad que no se logran eliminando a los que más saben para contratar a personas jóvenes aprovechándose de su necesidad y de que son vulnerables.

Reproducimos aquí el artículo que publica ABC este 3 de Junio 2019, de la mano de Susana Arcelay, titulado “Las Empresas activan los despidos para los mayores de 50 años”

La edad se acaba convirtiendo casi siempre en el principal criterio cuando las empresas quieren ahorrar en costes de personal y despedir, aunque el criterio en cuestión no tenga, en el fondo, nada que ver con las causan que motivan la extinción. Ajustar plantillas vuelve a ser la salida que buscan las compañías para ahorrar costes laborales y con ello ganar competitividad, lo mismo que ocurrió en los años de crisis. La diferencia es que ahora las regulaciones de empleo se hacen en plena recuperación de la economía, aunque en un contexto de fuerte incertidumbre política… y con la Seguridad Social inmersa en la mayor crisis de su historia. En un momento en el que la edad de retiro avanza hacia 67 años y urge encontrar fondos adicionales con los que pagar las pensiones, las empresas aceleran la jubilación.

El año no pudo empezar peor para el mercado de trabajo. El fantasma de las regulaciones de empleo volvió a sobrevolar la economía española y amedrentar a unas plantillas que se recuperan a duras penas de los estragos de la crisis. Grandes empresas como Vodafone, Cemex, Alcoa anunciaron que prescindirían de trabajadores. El mismo camino siguieron compañías como Vestas o La Naval. Y en la parrilla de salida estaban Caixabank y Banco Santander, que anunciaron que ajustarían su empleo. Y ya lo han hecho.

Banco Santander quiere despedir a 3.713 empleados a través de un ERE y Caixabank prescindirá de 2.023 trabajadores. Antes empresas como Dia, Nissan, Bayer y Supersol siguieron el mismo camino.

Banca: más de 95.000 empleos destruidos

El sector financiero vuelve a ser el abanderado de las extinciones de empleo. Los excesos del sector en los años de bonanza, una política monetaria tóxica para el negocio y el cambio de paradigma derivado de la digitalización se tradujeron en despidos masivos en banca desde el estallido de la crisis. Si a las extinciones realizadas se suman los procesos de reestructuración puestos ya en marcha Banco Santander y Caixabank el número despidos en el sector supera ya los 95.000 trabajadores. Y los mayores de 50 años vuelven a ser lo primeros en sufrir las consecuencias.

La entidad presidida por Ana Botín ha propuesto a la plantilla un plan de prejubilaciones desde los 55 hasta los 62 años con el 65% o el 70% del salario bruto anual según la edad, mientras que los mayores de 62 años recibirían una indemnización de 20 días por año trabajado y plantea también un plan de bajas para menores de 55 años. En el caso de Caixabank quienes tienen 54 o más años recibirán el 57% de su salario hasta los 63 años, así como el correspondiente convenio de la Seguridad Social hasta esa edad, y una prima de entre 18.000 euros y 28.000 euros. Los que tienen 52 o 53 años recibirán el mismo porcentaje del salario durante ocho anualidades, una prima de 38.000 euros y el abono de las cotizaciones hasta los 63 años. Y los voluntarios menores de 52 recibirán 45 días por año y una prima de entre 13.000 y 23.000 euros.

Enmienda Telefónica

Los ERE vuelven a ser ahora la fórmula elegida tras años de aplicar formas «amables», voluntarias y pactadas que afectaron a los trabajadores de más edad. La empresa corría con las indemnizaciones y el Estado con el pago de las prestaciones por desempleo hasta que en 2011, en plena sangría del empleo, el Gobierno decidió penalizar a las empresas con beneficios. Cambio la normativa después de que Telefónica despidiera a 6.500 trabajadores, el 20% del total de la plantilla, con 10.000 millones de ganancia.

Pago de las cotizaciones

Por el impacto social que tienen estas extinciones los gobiernos intentan proteger a los afectados. El pasado febrero la Seguridad Social aprobó una orden ministerial que reforzó la obligación de las empresas de suscribir y pagar los convenios especiales con la Seguridad Social en los despidos colectivos. El objetivo de estos acuerdos es que las compañías complementen realmente -en la práctica no lo hacen- las cotizaciones de los mayores de 55 años hasta la edad de jubilación anticipada, con el fin de que no pierdan una cuantía sustancial de la pensión posterior. Es decir, hasta los 61 años cuando el despido colectivo sea por causas económicas e involuntaria, o 63 años, por otras razones. A partir de este momento, los afectados deberán abonar las aportaciones a la Seguridad Social hasta la fecha en la que accedan a la jubilación. Con esta medida, la Seguridad Social espera aumentar un 10% el número de convenios hasta elevar la recaudación por cotizaciones sociales en unos 7,5 millones de euros. Ingresos que el sistema recibirá con los brazos abiertos, teniendo en cuenta que tiene un déficit superior a los 18.000 millones.

Sueldos más elevados

Pero… ¿qué lleva a las empresas a prescindir de los trabajadores de más edad? El profesor del IESE, José Ramón Pin, recuerda que los mayores de 50 tienen sueldos más elevados que los que perciben las promociones posteriores y «aunque pueden ser más productivos por la experiencia acumulada, esa experiencia puede ser su desventaja al cambiar la forma de trabajar por la incorporación de las nuevas tecnologías. Eso exige adaptación al cambio; el mito es que a esas edades es más difícil, aunque —apunta— no tiene por que ser verdad».

«En la gran empresa a partir de los 50 años o eres de los que despiden o eres despedido», afirma Pin, para el que el «edadismo» (discriminación por edad) debería «ser penado por la ley, lo mismo que la discriminación por raza o género». Explica que, además, sus salidas hacen más difícil la recolocación, con lo que «la sociedad incurre en gastos de subsidios de desempleo, de ayuda psicológica o clínica. Se pierde mucha sabiduría acumulada y se desperdicia su experiencia».

En todo caso, recomienda al profesional que sea consciente de que cuando se acerque a esa edad debe planificar su carrera profesional, reciclándose, buscando otra profesión, emprendiendo, trabajando como autónomo o dedicándose a la enseñanza. «La planificación de las finanzas personales es un tema a tener muy en cuenta», concluye.

Anuncios

¡Gracias, periodistas!

Con ocasión de la celebración de “El Día del periodista” este 24 de Enero, el blogthinkbig de Telefónica ha publicado el post La revolución del periodismo: el cuarto poder en la era digital r

Aprovechando también para agradecer a todos los periodistas y a las empresas y entidades que representan, todo el apoyo que nos habéis dado durante 2018 y el que ya nos estáis dando en este 2019. Porque, sin vosotros, las personas en búsqueda activa del trabajo perdido y no encontrado, seguiríamos siendo “Los invisibles”.

MUCHAS GRACIAS!!

Dónde estará el empleo en 2019

Destacado

El 14 de Diciembre 2018  el diario Expansión ha publicado un excelente y completísimo reportaje de Tino Fernández  en el cual entrevista a expertos responsables de varias de Randstad Research,  Hays España, Page Group y Manpower Group, y analiza información relevante, profunda y precisa, sobre las ocupaciones en que crecerá el empleo en 2019 en España.

Por su gran interés, incorporamos aquí un enlace a la publicación, para que puedan leerla todos nuestros asociados y usuarios: Dónde estará el empleo en 2019

Incorporamos aquí esta interesante infografía que los autores del artículo han realizado con las ocupaciones que se demandarán más en cada Comunidad Autónoma

CCAA 1

CCAA 2CCAA 3

El rector de la mejor universidad de Asia: “Mucha gente de 40 a 55 perderá su trabajo”

el-rector-de-la-mejor-universidad-de-asia-mucha-gente-de-40-a-55-perdera-su-trabajo

 

      Insertamos aquí esta excelente entrevista realizada por Héctor J. Barnés que hoy publica  el 8 de Octubre El Confidencial, en la que hace una importante reflexión sobre la necesidad de que los universitarios de 45 a 55 años reciclen sus estudios ante la evidencia de que los estudios que cursaron en sus estudios universitarios hace 30 años o más, no les sirven en la actualidad para mantenerse al día de los cambios en las empresas y vaticina que el desempleo sénior afectará cada vez más a las personas con estudios mayores de 45 años. 

Cada vez que se publican los ‘rankings’ de las mejores universidades del mundo, solemos desviar nuestra mirada hacia el oeste, al MIT, a Stanford o a Harvard. Pero cada vez más al este, donde distintas universidades están creando una nueva manera de enfrentarse a la educación universitaria. Entre ellos destaca la Universidad Nacional de Singapur (NUS), la más antigua del país (abrió sus puertas en 1905) y la primera asiática en el listado ‘THE’ de las mejores universidades, 22º en el global. La clave ha sido renovarse o morir, como explica a El Confidencial su rector, Tan Eng Chye, que ha visitado Madrid para participar en la tercera edición del congreso BUR (‘Building Universities’ Reputation’), acto central de la inauguración del nuevo campus de la Universidad de Navarra en Madrid.

Para Chye, tres son los motivos que explican su éxito. Y el primero puede parecer un poco contracorriente: “Un apoyo muy fuerte del gobierno, sobre todo en cuestión de recursos”. Curioso, en un contexto en el que la inversión educativa pública va en retroceso. “Somos un país muy pequeño sin recursos naturales, solo disponemos de personas”, matiza el rector. “Así que para el gobierno, invertir en educación es crucial, por lo que se comprometen a hacerlo, siempre y cuando les correspondamos”. El segundo motivo va estrechamente ligado: “El gobierno nos concede una gran autonomía. Nos financia, pero somos libres de utilizar los recursos como mejor consideremos”.

“El laboratorio de Wilmar vale 110 millones de dólares y el de Singtel, 45”, recuerda el rector. “Es una forma de acercar a la industria al campus”

El tercer pilar es la gestión del talento, tanto de profesores como de investigadores, alumnos o del resto del personal. “Si consigues que trabajen juntos, tendrás una universidad verdaderamente fuerte”, matiza el doctor de Matemáticas por Yale. Ese talento pasa, sobre todo, por apuntalar su brazo de investigación, pues es la mejor carta de presentación global. “Eso lo consigues publicando en las mejores revistas, obteniendo premios internacionales, contando con representantes en los comités editoriales de las mejores publicaciones…”, explica. “La clave es la calidad, no la cantidad. Es mejor publicar un buen ‘paper’ que 10 malos”. Muchos de ellos, por cierto, en colaboración con centros. Como desvela el rector, de los 6.000 trabajos publicados el pasado año, casi un 70% fueron realizados en colaboración con otros centros: “La competición es el impulso y la colaboración es la estrategia” es uno de sus lemas.

Eso no quiere decir que la docencia no sea importante. Chye arruga el morro cuando recuerda que en muchas universidades occidentales los profesores pueden librarse de sus horas lectivas si están investigando. “Nosotros no lo permitimos”, desvela. “Además, nos tomamos muy en serio la evaluación de los profesores”. Desde valoraciones por parte de los estudiantes hasta evaluaciones por parte de los colegas, que entran en las aulas para comprobar cómo lo están haciendo, hasta declaraciones personales en las que cada docente debe rendir cuentas, todas son herramientas para garantizar que la docencia cumple el estándar de calidad. “Si no eres un buen profesor, no puedes ascender, aunque seas un gran investigador”.

La obsolescencia programada del alumno

La otra carta de presentación de la universidad en el mundo son los estudiantes. Y, por ello, explica Chye, deben salir de la universidad con las competencias y habilidades necesarias para triunfar en el mercado laboral. “Las empresas deben poder fiarse de la formación que damos a nuestros alumnos”, explica. De ahí que trabajen estrechamente con ellas. Por ejemplo, a través de un innovador programa de becas que permite que los estudiantes pasen un año y medio en empresas de tecnología emergente, como ciberseguridad o análisis de datos. “La mayoría de estudiantes consiguen trabajo antes de graduarse, las empresas ya los conocen y se esfuerzan mucho”, añade.

Adaptarse o morir: muchas universidades desaparecerán. (Foto: Universidad de Navarra)

Adaptarse o morir: muchas universidades desaparecerán. (Foto: Universidad de Navarra)

En ese sentido, su gran apuesta –prácticamente impensable para la mayoría de universidades– son los laboratorios cooperativos, financiados de manera conjunta por el Estado y las empresas privadas con el objetivo de formar a estudiantes para puestos de tecnología puntera. Un ejemplo es el de Singapore Telecom (Singtel), que tiene un laboratorio de ciberseguridad en el campus de la universidad, o el de la compañía de alimentación Wilmar, que colabora con los tecnólogos de la comida de la universidad. Las cifras son mareantes: “El laboratorio de Wilmar vale 110 millones de dólares y el de Singtel, 45”, recuerda el rector. “Es una forma de atraer a la industria al campus, para que los estudiantes tengan buenas perspectivas de empleo”.

Lo que quita el sueño al rector, no obstante, no son los más jóvenes: el gran proyecto en el futuro de la universidad pasa por el aprendizaje a lo largo de toda la vida. “Ni siquiera la mejor universidad es capaz de darte competencias y habilidades para siempre”, recuerda. “No puedes aprender todo en cuatro años”. Una de las estrategias que han adoptado es ofrecer a sus egresados la posibilidad de volver dentro de 20 años y cursar de manera gratuita dos cursos del programa que deseen para actualizarse. “Es algo que ninguna universidad ha hecho jamás”, se enorgullece Chye. Por ahora, la NUS se centra en los menores de 40, pero en el horizonte se aproxima un importante reto laboral y educativo que se cierne sobre otras sociedades.

Si tienes 40 o 45 años, no puedes volver a la universidad. Es un reto, porque aunque tengas experiencia y una carrera, esta ha quedado obsoleta

“Como nuestra economía es muy abierta, somos los primeros en identificar los cambios que vienen”, se lanza a explicar el rector. “Y lo que hemos visto es que muchos licenciados de entre 40 y 55 están perdiendo sus trabajos. Si no se han formado durante las últimas décadas, sus habilidades habrán quedado obsoletas, y será muy difícil proporcionarles nuevas”. Chye reconoce que aún no sabe muy bien qué se puede hacer para devolverlos al mercado. “Si tienes 40 o 45 años, no podrás volver a la universidad. Es un gran reto, porque aunque tengas experiencia y una carrera, esta ha quedado obsoleta. Y esto está ocurriendo cada vez más rápido, las cosas quedan desfasadas con mayor velocidad”. No son empleos no cualificados: el ejemplo que el rector utiliza es el de un ingeniero mecánico.

El futuro: polarización

Durante las últimas décadas, tanto en Occidente como Oriente, la universidad ha abierto sus puertas a miles de nuevos estudiantes, un proceso que ha llevado a cierta masificación que ahora se está poniendo en cuestión. “Esto ocurrió porque tener una carrera era el camino hacia el éxito”, recuerda el matemático una vez más. “Pero el entorno está cambiando muy rápido y es posible que, incluso si tienes una buena licenciatura, no encuentres trabajo”. Es un problema creciente en Asia, recuerda. En Corea del Sur, un 80% de adultos tendrán una carrera. En Taiwán, el porcentaje se encuentra en 70-80%. En china, ya asciende hasta el 40%.

Héctor G. Barnés

“El problema que tienen estos países es que producen muchos graduados, pero no hay los suficientes trabajos buenos para todos ellos”, prosigue. “Y eso va a crear una gran tensión entre los que tengan estudios y estén parados, o entre los que estén sobrecualificados”. En Singapur, no obstante, no tienen ese problema, porque como explica el principal responsable de su universidad más puntera, “el gobierno controla la proporción de personas con carreras porque quieren asegurarse de que hay trabajo para todos ellos”. Es un país pequeño, al fin y al cabo: la población es de cinco millones, menos que en todo Madrid.

La predicción del rector es la siguiente. Por una parte, los mejores centros (como el suyo) no tendrán problema si siguen garantizando su calidad. Por otra, aquellos de menor nivel directamente desaparecerán. La gran pregunta es qué ocurrirá con esa gran clase media de universidades que se sitúa entre unos y otros, y que en opinión del singapurense, se verá “gravemente afectada”. “Si piensas desde el punto de vista del consumidor, sabes que si estudias en una universidad de primera, vas a tener el reconocimiento de las mejores empresas”, explica. “Pero si vas a las otras, ¿de verdad te compensan más que, por ejemplo, un curso ‘online’? De aquí en 10 años, la gente se preguntará si es mejor gastarse el dinero en una universidad tradicional o invertirlo en esos nuevos modelos que las empresas están reconociendo”.

Si no contratan mejor, es porque no quieren

Conseguir que a los empresarios les sea igual de ventajoso contratar temporal que indefinido sin perjudicar los derechos de los trabajadores, conseguir regular los contratos temporales para que las empresas tengan que justificar la necesidad de hacerlos temporales y no indefinidos, impulsar el Contrato de formación aprendizaje para que pueda beneficiar también a los mayores de 45, impulsar el Contrato STIM 2×1 para que un joven y un mayor de 45 puedan trabajar a partir de un único contrato laboral, …..  ¿hablamos “en chino” ´-con perdón-, o se entiende? Y si se entiende, ¿porqué no exploran al menos esas importantísimas alternativas? ¿Dónde está el Plan de Choque por el empleo que anunció el Presidente Sánchez?

Pues no lo sabemos. Como paliativo, aquí va la grabación de la entrevista en la que participó Andrés de Toro el 2 de Octubre  2018 en el programa “Las Mañanas”, con Iñigo Alfonso, de Radio Nacional.

Lo siguiente, será una petición formal al Defensor del Pueblo y otra en Change.org

¡Entrevista en Radio Nacional_2Oct18_Las Mañanas con Iñigo Alfonso

 

Hasta pronto!

 

El Contrato STIM 2×1 de nuestra Asociación en Antena 3 Noticias

P1060681El 8 de abril 2018 Antena 3 emitió un reportaje sobre el Contrato STIM 2×1© que nuestra Asociación presenta al mercado laboral español para solucionar tres grandes problemas:

1º)  El desempleo de los mayores de 45 años. Crónico, trágico, de larga duración, que afecta a 1,4 millones de personas y a sus familias.

2º) El desempleo por falta de experiencia laboral de 1,1 millones de jóvenes. Si no se les da la oportunidad de trabajar, nunca podrán tener la experiencia laboral que les exigen muchos empresarios.

3º) La baja productividad de muchas Pymes españolas.  Según los Indicadores internacionales de Productividad,(ver: https://goo.gl/vDxZaU) la de las empresas españolas solo está por delante de las de Grecia, Moldavia y Serbia.

Agradecemos muy sinceramente a Antena 3 esta difusión que nos han aportado.

Para más infromación, por favor escriban a: atenciondemandante@ots45.gmail.com

La Seguridad Social exime de darse de alta como autónomos a los profesionales que facturen menos del SMI anual

Por su interés para muchas personas mayores de 45 que realizan actividades profesionales esporádicas o puntuales, reproducimos a continuación el artículo/informe elaborado y publicado por CEPYMENEWS en su boletín del 9 de Marzo

Profesionales no autónomos

En ciertos trabajos esporádicos, como el de escritores, traductores, asistentes o diseñadores, no hace falta darse de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA), pero sí en Hacienda.

seguridad-social-exime-darse-alta-como-autonomos-profesionales-que-facturen-menos-smi-anual

Según la Seguridad Social, “autónomo es aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica lucrativa”, algo que no afecta a los trabajadores esporádicos. Versión que coincide con los expertos juristas, que afirman que los freelancecon ingresos inferiores al salario mínimo interprofesional al año (735,90 euros al mes por 14 pagas, es decir, 10.302,6 euros al año) no están obligados a darse de alta como autónomos. Aunque otro tema sea Hacienda, con la que hay que cumplir de todas formas, también en estos casos.

De hecho, una sentencia del Tribunal Supremo de 2007 consideraba que una actividad no “habitual” es aquella que no es el principal sustento económico del trabajador, recurriendo para determinarlo, precisamente y también, al salario mínimo interprofesional o IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), coincidiendo en que por debajo del mismo no se estaría obligado a darse de alta.

Las sanciones a este tipo de profesionales impuestas por el Ministerio de Empleo, con el caso más conocido de los que pertenecen a la cooperativa Factoo, ponen de relieve el desconcierto que hay sobre este tipo de trabajos en España. Parece ser que debido a que Hacienda y la Seguridad Social no se ponen o no están muy de acuerdo, ya que a la primera le vale con que se paguen sus impuestos y, como ya se ha dicho, no los considera como autónomos al no realizar una actividad habitual sino esporádica.

Por tanto, conviene tener claro que si alguien quiere realizar una de esas actividades profesionales, tipo freelance, no es obligatorio pagar cuota de autónomo a la Seguridad Social, sobre todo si no es una actividad habitual, pero sí darse de alta en Hacienda, tanto en el Impuesto de Actividades Económicas como en el censo de profesionales, y elegir el régimen fiscal.

Concretamente, están obligados a darse de alta en con el modelo 036 o el 037 y pagar trimestralmente el IVA, correspondiente a las facturas emitidas. Es decir, que Hacienda debe saber a qué se van a dedicar estos profesionales, aunque su actividad sea esporádica, y de qué manera van a declarar lo que ganan. Lo que también les faculta para hacer facturas.

El otro tema relacionado con Hacienda es el IRPF, es decir, con la cantidad de dinero que se retiene de los ingresos, en concepto de adelanto del pago de impuestos. En estos casos de trabajos esporádicos, solo hay que incluir el descuento de IRPF en la factura, cuyo porcentaje varía según el caso, aunque como norma general es el 15% (7% si el autónomo inicia actividad).

Una vez que cesa la actividad, no hay más que darse de baja en Hacienda, para lo que basta con presentar la declaración de IVA del trimestre en que se haya facturado y, a final de año, recordar que también hay que presentar la declaración anual.

UGT: “En España se está creando un verdadero problema de desempleo estructural”

Una vez más aplaudimos el sensacional artículo que ha publicado Isabel Munera en EL MUNDO en http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2018/02/08/5a7c4ad2468aebcb438b4600.html

Algunas frases de su excelente artículo: Durante la presentación del estudio Precariedad laboral, paro estructural, pérdida salarial, pobreza y desigualdad, la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Camen Barrera, ha denunciado que en “España se está creando un verdadero problema de paro estructural”.

En su opinión, si esta situación no se revierte, nuestro país “está al borde del rescate” por Europa en materia de empleo.

Barrera criticó el “triunfalismo” del Gobierno y advirtió de que “está aumentando la desigualdad y la pobreza”, pese a que llevamos cuatro años consecutivos con un crecimiento positivo del Producto Interior Bruto (PIB). “No hay justificación para mantener las políticas de austeridad y recorte que hubo durante la crisis. Si estamos en recuperación porque crece el PIB, hay que fomentar el empleo indefinido, atajar el fraude en la contratación temporal y reconducir el modelo de crecimiento para repartir la riqueza”.

Desde este blog nos unimos totalmente a estas palabras y al excelente reportaje de Isabel;  como ya venimos manifestando en nuestros análisis del mercado laboral desde hace tiempo, la consecución de los objetivos de reducir el paro y aumentar el empleo se está logrando a costa del sufrimiento de muchísimas personas que se ven condenadas a la pobreza o a sobrevivir apenas 15 días cada mes. Con “falsos autónomos”, con “sueldos precarios”, con “contratos de solo unas horas de duración”, con “renovaciones temporales y finalización del contrato para evitar tener que contratar como indefinido” a un trabajador excelente que ha demostrado su compromiso con la empresa yendo a trabajar incluso en Navidad con fiebre vírica….. ¿qué sociedad estamos creando? ¿es esto España? ¿no estaremos en El Mundo Feliz de Huxley? Es como un cóctel que endulza el paladar al beberlo, al tiempo que te destroza el estómago, el hígado y los riñones.

Abandonados a su suerte, mecidos por enormes olas en manos de muchos empresarios (pero ni mucho menos todos, porque hay muchísimos empresarios responsables y muy profesionales) que solo miran por su cuenta de resultados y que dejan caer los derechos de los trabajadores a situaciones que nuestra civilización occidental sufrió durante el siglo XIX con la Revolución Industrial, millones de españoles que tienen “la suerte” de poder trabajar cumplen horarios más largos que ningún país de Europa, con salarios más bajos que ningún país de Europa, sin remuneración de horas extraordinarias en muchísimos casos, mientras los telediarios presentan a las autoridades de empleo comunicando los logros que se están consiguiendo en política de empleo.

Mientras que hace ya meses que el Presidente del Gobierno nos informó que considera finalizada la crisis, y con toda razón pues llevamos 3 años con el PIB creciendo por encima del 3%, parece que alguien se ha olvidado de que se gobierna para el bienestar de las personas, que conforman el pueblo soberano. Le hemos oído solicitar a los empresarios que deben elevar los salarios de sus trabajadores, pero parece que nadie le escucha ni tiene en su mano posibilidad alguna de que estas convicciones se lleven a la realidad. También a la Ministra de Empleo, de quien sabemos su esfuerzo enorme por mejorar las cosas, pero la montaña a mover parece muy superior a sus fuerzas.

La sensación que uno siente es que “están hablando de otro país”, y que se busca sobre todo presentar cifras, cifras, números y porcentajes, mientras se olvidan de las personas, de su bienestar, del presente, del día a día, de llegar a fin de mes, de la dignidad y del derecho a vivir, que es un derecho superior al de subsistir. Para eso trabajan nuestros políticos y para eso pagamos impuestos.

Mientras España sube y sube en las listas internacionales de la desigualdad, sto se parece cada día más a Yupilandia, y cada día menos al país que todos soñamos cuando un día decidimos crear una familia y soñamos con la prosperidad.

Sueño y espero que tengamos una España mejor. Y estoy dispuesto a luchar por ello con toda mi inteligencia.

 

 

El paro se ceba con los mayores de 55 años: el número de desempleados crece un 322% desde 2007

Reproducimos aquí el artículo elaborado por Isabel Munera, y publicado en EL MUNDO del 19 de Junio 2017, sobre entrevistas a Francisco Mesonero, Director General de Fundación Adecco, y a Andrés de Toro (presidente de nuestra Asociación), incluyendo también datos de UGT sobre el tema.

paradosmayores660

Un 61% de los parados que superan esa edad no ha sido llamado ni para una entrevista.

La mayoría tiene cargas familiares o no ha terminado de pagar su hipoteca.

Cuando el teléfono no suena durante un año ni siquiera para hacer una entrevista de trabajo, la desesperación se convierte en una compañera habitual de la que cuesta desprenderse. Si a partir de los 40, encontrar otro empleo comienza a complicarse, a los 55, el camino se vuelve todavía más cuesta arriba.

Según una encuesta realizada por la Fundación Adecco, un 61% de los parados mayores de 55 años no ha sido llamado ni para una entrevista de trabajo en el último año, a pesar de que el 56% asegura que ha presentado su candidatura a varias ofertas semanales.

Actualmente, hay 560.100 personas mayores de 55 años que buscan empleo en España, según la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre del año. De ellos, casi tres cuartas partes (un 74%) lleva más de un año sin encontrar trabajo, cifra que desciende hasta el 61% para los que tienen entre 45 y 55 años y hasta el 54% para los parados a nivel general. Además, un 61% lleva más de dos años en paro.

Según denunció este domingo UGT en su informe ‘Mayores de 55 años en el mercado de trabajo español’, este colectivo sufre por partida doble. No sólo el número de desempleados que superan esta edad ha crecido un 322% desde la crisis, pasando de 137.500 en 2007 a 580.130 en 2016. También la tasa de paro en esta franja de edad se ha multiplicado por tres y el porcentaje de parados de larga duración se ha elevado más de un 26% en este periodo.

Pero las cosas no les han ido mucho mejor a los que han tenido la suerte de seguir activos tras la crisis. El sindicato denuncia que «se han visto obligados a aceptar, en muchos casos, subempleos temporales y parciales».

El pasado mes de diciembre, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, anunció un programa para mejorar la situación de los parados de larga duración, el caso de muchos de los desempleados que superan los 55 años. En total 515 millones repartidos en tres años (129 en 2017, 257 en 2018 y otros 129 en 2019). Un presupuesto que se suma a los fondos dedicados a poner en marcha políticas activas de empleo.

“Políticas de empleo insuficientes”

Asociaciones como el Observatorio del Trabajo Senior +45 consideran que se trata de «una medida positiva», aunque, apuntan, «claramente insuficiente para atender las necesidades de este colectivo».

Su presidente, Andrés de Toro, sostiene que el presupuesto debería ser notablemente superior. «Según nuestros cálculos, se debería asignar un mínimo de 500 euros al año, unos 1.100 millones en tres años, porque los parados de larga duración necesitan medidas específicas con itinerarios personalizados de reinserción y, por tanto, más apoyo y más presupuesto», explica.

Además, denuncia que desde el Ministerio y las comunidades autónomas no están prestando suficiente atención a los mayores de 40 años. «Sus políticas de empleo van más destinadas a ayudar a los parados de 16 a 30 años que, sin embargo lo tienen más fácil para adaptarse al mercado laboral».

Esto provoca, en su opinión, que los parados sénior no estén recibiendo la atención que requieren, ya que el presupuesto destinado a los parados de larga duración se dirige a todos los profesionales que llevan más de un año sin encontrar una nueva oportunidad laboral, independientemente de su edad.

«No se tendría que esperar a que los parados mayores de 45 años se conviertan en parados de larga duración, habría que actuar mucho antes con un programa de choque», defiende Toro.

Una opinión que comparten desde UGT. Para el sindicato, «las políticas del PP están olvidando a las personas mayores de 55 años». «La falta de oportunidades de empleo y de formación y la ausencia de políticas de empleo centradas en este colectivo está aumentando el efecto desánimo», denuncian.

A muchos de estos parados mayores de 45 años les cuesta salir del estado de ‘shock’ en el que se encuentran tras perder el empleo al que han dedicado media vida. Y cuando lo hacen y comienzan a buscar otro trabajo, no sólo se enfrentan a situaciones de discriminación por su edad, sino que tienen que cargar con una pesada mochila que no tienen otros parados más jóvenes.

«La mayoría tiene aún cargas familiares o no ha terminado de pagar su hipoteca y, además, no lo tienen tan fácil para moverse, ya que en su caso supone desplazar a toda la familia», señala Toro.

La sensación de que mientras a su alrededor las cosas mejoran, ellos siguen igual lleva a algunos de estos parados a arrojar la toalla.

De acuerdo al estudio de la Fundación Adecco, siete de cada 10 parados mayores de 55 años se muestran convencidos de que no van a regresar nunca al mercado laboral. Y sólo un 10% cree que conseguirá otro trabajo en los próximos 12 meses.

«Quedarse sin empleo a las puertas de la jubilación es un problema de dimensiones mayúsculas», señala Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, en declaraciones recogidas por Europa Press. Muchos de estos parados reciben indemnizaciones tras perder su trabajo que no les cubren hasta la edad de jubilación, lo que les obliga a buscar otro empleo que, en muchas ocasiones, no llega.

229.788 fuera del sistema

Cobertura: La prolongación de la situación de paro y las restricciones de acceso a la protección por desempleo han provocado un descenso de la cobertura de este colectivo.

Protección:

De los 1,9 millones de beneficiarios por prestaciones por desempleo en 2016, 573.392 tenían más de 55 años (un 28,9%), y 229.788 estaban fuera del sistema de protección, según denuncia el sindicato UGT en un informe.

Jubilación: Quedarse en paro a las puertas de la jubilación, teniendo en cuenta que las posibilidades de encontrar otro empleo se complican, puede llevar a que la persona afectada sólo reciba un 60% de la pensión que le correspondería de haber seguido su carrera laboral hasta la edad de jubilación ordinaria.