Presentación de nuestra Asociación

Para conocimiento de todas las personas y entidades que nos siguen, ponemos aquí a su disposición un sencillo vídeo con la trayectoria de nuestra Asociación, confiando en que resulte de su interés y agradeciéndoles que nos sigan apoyando.

Vídeo de Presentación de Asociación Observatorio del Trabajo Senior 45+

 

Anuncios

Buscamos Empresarios que crean en el valor de la Experiencia profesional

Si tiene usted una Empresa y cree en el valor de la experiencia profesional, y considera que próximamente va a contratar un nuevo empleado joven, le interesa contactar con nosotros: le ayudaremos a aumentar la Productividad de ese nuevo empleado, con la ayuda de un Mentor Sénior que le traspasará todas sus habilidades de trabajo.

Por favor, rellene el Cuestionario de Empresario Contrato STIM 2×1 entrando en el enlace:  Enlace al Cuestionario Empresario Contrato STIM 2×1

SE BUSCAN EMPRESARIOS

Nuestro proyecto “Contrato STIM 2×1”, finalista entre más de 200

                     Tras ser elegido en Junio 2017 por la Fundación Botín en su programa “Desafío del Talento Solidario 2017” como uno de los mejores 32 proyectos solidarios en España entre más de 200, nuestro proyecto  “Contrato STIM 2×1” ha llegado a ser finalista entre los mejores 12, un título que bien vale el esfuerzo.

Ahora, vamos a lanzarlo. Comienza lo bueno. Para derribar el muro de la discriminación por edad, para romper el círculo vicioso del paro y tender el puente de la experiencia profesional.

Diploma FB

“Capitanes de nuestro destino”

Mujeres y Hombres, iguales solo en el Paro

En la E.P.A. de cierre del 2016, 2,1 millones son Mujeres y 2,09 millones son Hombres. ¿Casualidad?  Asimismo, en el colectivo de Parados 45+, 782 mil personas son Mujeres y 776 mil son Hombres. Prácticamente, 50/50 en ambos casos. ¿Es casualidad? ¿Será esta una señal de que estamos consiguiendo la Igualdad entre los sexos, por primera vez? No es un consuelo, desde luego.

Paula y Dionisio

Ilustración de Alicia Campomanes Díaz para Tres sombreros de copa, de Miguel Mihura. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

 

Si bien tenemos cifras de paro tan similares,  las cifras de Empleo nos muestran una realidad bien distinta:  8,4millones de mujeres tienen trabajo en España, mientras que 10,1 millones de Hombres también lo tienen. Casi 2 millones de diferencia: queda muchísimo por recorrer.

Y es que del total de nuestros 46 millones de población, 23,4 millones (el 50,9%) son mujeres, de las cuales solo son activas (han tenido o quieren tener actividad laboral) 10,6 millones (¡¡solo la mitad!!) y de ellas, tan solo tienen trabajo 8,4 millones. El paro femenino es del 20,25%,  tres puntos mayor que el de los hombres. Honor, para nuestras abuelas, madres, hermanas, hijas, sobrinas, primas, etc., que con su esfuerzo de siglos nos han permitido a los hombres conseguir unas condiciones laborales, unas rentas y una independencia económica y vital. Creo que es justo reconocerles su derecho a subir rápidamente esos peldaños que les falta para conseguir la igualdad en el empleo y desde esta Asociación les tendemos la mano a todas ellas, en todo lo que podamos ayudarles. Y personalmente, también.

Entre nuestro colectivo +45, trabajan 880 mil hombres más que mujeres, mucha diferencia también. Y eso, significa que entre los colectivos de edad inferiores a +45, la brecha es mucho mayor: cerca de 1,1millones de diferencia; esto significa que la brecha de igualdad se está abriendo entre los colectivos de edad jóvenes de la población activa española.

Estas grandes diferencias, nos impulsan a seguir manifestando que necesitamos mucha más justicia social en el empleo; a la vista de las cifras de paro, hoy en día en España es un placer sentir que a uno le suda la frente por trabajar.

No es frecuente ver este análisis del paro y del empleo desde la perspectiva de género, pero ya sabemos que nuestra sociedad solo  se entera de lo que pasa por lo que ponen en la cadena de TV favorita, como el nuevo presidente de Estados Unidos suele decir de sí mismo, pero alguien debería hacer algo sobre esto, ¿no?

Abundando en esta pregunta, vayan aquí todos nuestros apoyos a la labor del Instituto de la Mujer y al Ministerio de Igualdad en pro de la Igualdad de oportunidades y la no discriminación por ningún motivo, ni por el sexo, ni por las creencias, ni por la edad. Que los Senior y las Senior, también necesitamos que se nos apoye para conseguir la igualdad en la edad. Por supuesto.

 

 

La parábola del odre y el vino*

(Noticia elaborada por el autor con la inestimable ayuda del Blog No Más Mitos Cristianos http://nomasmitos.blogspot.com.es/2008/05/odres-viejos.html)

En tiempos bíblicos, hablar de odres era mencionar los recipientes básicos usados para contener aceite, queso o vino. Se elaboraban a partir de piel animal, normalmente de cabra u oveja, aunque se utilizaban a veces animales mayores para recipientes de más capacidad.Estos pellejos, normalmente eran pieles enteras, cuyas extremidades se cosían con cuidado, dejando una de ellas abierta, sobre la que se colocaba el tapón o cierre. Luego se curtían con un delicado proceso, para asegurar el punto exacto de flexibilidad e impermeabilidad…

Partiendo de aquí, es digno de mención el Evangelio de Mateo, capítulo 9 y versos 16 y 17: “Nadie remienda un vestido viejo con un retazo de tela nueva, porque el remiendo fruncirá el vestido y la rotura se hará peor. Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos. De hacerlo así, se reventarán los odres, se derramará el vino y los odres se arruinarán. Más bien, el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así ambos se conservan.”

img_1779

Barricas de roble en Adegas Moure, Ribeira Sacra

El pasado sábado  18 de Febrero, nuestro ministro don Luis de Guindos declaraba en la Cadena COPE que uno de los principales problemas que tiene España son los parados de larga duración, que no tienen la formación que se demanda. Hay que invertir en formación para que sean demandados y encuentren empleo.  Agradeciendo enormemente sus palabras en la más importante cadena de radio española por su implicación social, vaya por él este blog.

El autor del blog “No más mitos”, dice: Jesús, aparte de todas la “interpretaciones espirituales” que queramos darle a esta parábola, la compartió en un momento determinado, con unas personas definidas, y debiera ser esta la base para interpretar el principal sentido que dicha parábola tiene, no por contradecir los otros, sino por extraer el principio fundamental con el que Jesús nos quiso instruir usando esta historia. Si piensas por ejemplo, que hemos de esforzarnos en cambiar, que hemos de ser un odre nuevo para poder así recibir así ese vino (que en Su parábola es el Espíritu Santo), entonces estás contradiciendo la propia Biblia, pues ¿Acaso tienes poder en ti mismo para nacer de nuevo? ¿Piensas que con tus fuerzas puedes producir tal cambio en tu vida por ti solo? Si fuera así ¡No necesitarías el Espíritu Santo!

Entonces, cualquier otra interpretación similar a esta, que te lleve a creer que tu “tremendo esfuerzo personal” por cambiar y ser mejor, es el camino para estar así preparado para recibir más del Espíritu, entonces estarías negando cosas básicas como que ese poder explosivo para poder cambiar no sale ni de tu valía, ni de tu carne, ni de tu esfuerzo, sino de la fe que cree y espera la presencia de la persona divina en ti para recibir ese poder que te puede cambiar para bien y hacerte efectivo y aprobado. Confirmando esto, hay textos muy conocidos como los de Hechos 1:8; 2ª Timoteo 1:7; Tito 3:5; Romanos 12:2. 

Hemos de notar también que no era puesto como ejemplo un cántaro de barro, ni otro recipiente similar. Jesús usó el ejemplo del odre porque es un recipiente especial, dado que si echas vino en una vasija de barro, la forma de este líquido se adapta al recipiente, y si lo echas en un odre viejo, pasa lo mismo ¿Por qué? Porque la única diferencia entre un odre viejo y uno nuevo, es la flexibilidad que tiene el segundo, pues el primero se ha endurecido con el paso del tiempo. Pero si llenas un odre nuevo con vino, el odre se adapta poco a poco a la forma del vino, y no al revés, lo que permite que la fermentación del mismo tenga un lugar suficiente y bien preparado, gracias a esa flexibilidad, a que es maleable.

¡Y eso se lo estaba diciendo Jesús, entre otros, a uno fariseos caracterizados por su inflexibilidad e intransigencia!

Entonces, la clave está en saber quién se adapta a quién, el contenido al molde o el envase al líquido, lo de dentro o lo de fuera. ¿Quién vence? ¿La estructura intransigente o el Espíritu de vida y libertad?

p1060329

Viñedos en terraza de Adegas Moure, en la Ribeira Sacra (fotos del autor)

Es curioso que esta parábola no la dirigió Jesús ni a sus discípulos, ni a una multitud “pecadora” y necesitada de un gran cambio espiritual. Se dirigió a un grupo de fariseos y de discípulos de Juan el Bautista, gente acostumbrada a una disciplina de cumplimientos y privaciones para alcanzar la justicia por medio del sometimiento a las leyes y normas establecidas… Los fariseos, sobre todo, no solo eran exigentes y radicales con el cumplimiento de la ley, sino que la habían “ampliado” con ritos y ceremonias que se transformaron en cargas para el pueblo que se declaraba incapaz de cumplir con todo ello.

 

Como cristiano convencido desde hace muchísimo tiempo, mi fe en el Espíritu Santo me provee los principios para comprender y la visión para asimilarlo en beneficio propio y, mucho más importante, en ayudar a mis semejantes. Por eso me dedico a la formación y a ayudar a los parados a descubrir (que no solo a encontrar) empleo. Pero mis creencias y yo no éramos la cuestión. Volviendo ya a la declaración realizada por nuestro excelente -y no es solo mi opinión- Ministro de Economía, la pregunta es obvia: ¿Los parados de larga duración, son odres viejos u odres nuevos? ¿Estamos dispuestos a empezar todo de cero o nos conformaremos con poner “parches” a lo que ya tenemos? ¿es tan sencillo como inducir formación a estas personas para hacerlas empleables?  Con todo el respeto a la opinión de don Luis de Guindos, pensamos que en este caso, no. Porque los parados de larga duración, por serlo, llevan más de un año en el paro; y eso son más de 52 semanas de dolor, de estupor y sí: “miedo” ante un destino sobrevenido en muchos casos por sorpresa, que les deja destrozados e inánimes durante mucho tiempo, con sentimientos de soledad y angustia de ignorar cómo intentar salir de esa situación, somatizando tan ferozmente su dolor que se llega a fallecer* -y lo digo porque así lo acabo de escuchar esta misma semana a una persona muy querida- por la infinita sensación de pánico ante el paro, por ver que son rechazados una y otra vez, porque perdieron su flexibilidad y ya no son como aquellas pelotas de goma con que jugaban cuando eran pequeños; han caído, sí pero….., ya no rebotan. Y no se consigue flexibilidad sin recuperar el tejido dañado.Estas personas necesitan que se les repare su dolor, que se les fomente su resiliencia, que se identifiquen sus habilidades personales y profesionales; que se les oriente hacia profesiones tal vez distintas a las que realizaban, que se les presenten ofertas de trabajo donde ellos puedan llegar a ser competentes, que lleguen a estar convencidos de que pueden volver al mercado de trabajo porque hay una sociedad que desea contratarles si tienen las competencias necesarias. Y ahí, sí, ahí si entra en juego la formación. Acompañada de grandes dosis de reentrenamiento (la formación no es solo asistir a cursos) dirigido, apuntando a adquirir competencias demandadas por las entidades que pueden ofrecer los puestos de trabajo; de acciones de reinserción y de retención en el nuevo puesto para que sea sostenible. La productividad en el empleo no se logra únicamente con formación, siendo esta indispensable, no es suficiente. Y sin que existan incentivos a la retención del talento senior en los puestos de trabajo actuales, el vino del empleo seguirá derramándose por las grietas y agujeros del viejo odre. No pongamos vino nuevo sin reparar los enormes agujeros del viejo odre, por favor.

Estamos seguros de que el señor ministro apoya la eficacia y la eficiencia en todas las medidas que se toman para mejorar el empleo y reducir el paro; y que no preconiza que se siga derrochando euro tras euro en programas de formación no orientada a las competencias exigidas por los tiempos actuales y venideros para ver si luego esas habilidades recién adquiridas con el precioso dinero público son requeridas, como se hacía antaño, en tiempos aun muy cercanos; hay que realizar un alineamiento preciso, muy meticuloso, basado en datos objetivos de las profesiones que son demandadas por los sectores empresariales y entidades que necesitan trabajo y talento, hay que identificar las competencias que son requeridas por esas profesiones, y hay que preparar a esas personas paradas de larga duración, una vez recuperadas moralmente de su tragedia, para formarse en esas competencias requeridas. Y trabajar para orientarles con el rigor y el respeto que merece dar a las personas la oportunidad de tener un trabajo y un salario dignos, tal como recoge nuestra Constitución.

Ese es el empeño de nuestra Asociación, esa la metodología que proponemos a nuestra sociedad. Ojalá nos escuchen y nos den la oportunidad de demostrar a gran escala que es la única eficaz y eficiente para terminar con el paro de larga duración y el paro senior en nuestra querida España.

*Dedicado a Juan Miguel, in memoriam. D.E.P.

 

Las empresas deberían cotizar por los robots si sustituyen a trabajadores

La expansión de la robótica y la inteligencia artificial es ya un motor importantísimo de la economía mundial, y también en nuestro país, en donde no solo trabajan ya con altos niveles de productividad en las fábricas de automóviles, sino que incluso en hospitales públicos se los está utilizando por su eficiencia en administrar con precisión los medicamentos para los pacientes hospitalizados y transportar los suministros comunes (mantas, sábanas, etc, para el equipamiento de las habitaciones).

En España, los Sindicatos ya se han pronunciado a favor de que se legisle que los robots y autómatas “coticen” a la Seguridad Social para pagar las cotizaciones de las personas que deberían ocupar esos puestos de trabajo y contribuir al sostenimiento de las pensiones.

Recientemente, la eurodiputada Mady Delvaux ha propuesto que se cree una tasa / impuesto para los robots, cotizando a la Seguridad Social. No se trata  de frenar el progreso que puede traer (sería poner puertas al campo y negarse a los avances necesarios para generar productividad en las industrias, servicios y agricultura), sino precisamente de que esa enorme productividad que robótica e inteligencia artificial van a generar, se distribuya equitativamente entre el Capital -que es legítimo que obtenga un beneficio importante por la inversión- y el Trabajo, representado este por el derecho al trabajo digno de toda la sociedad, que tiene derecho a compartir la riqueza y el bienestar generados por esa inversión.

e831b80f29fc003ecd0b460ce1484290ea6ae3d111b6154597f0c57e_640

(imagen cedida por Allthefreestock.com)

De esta forma, sería la productividad generada por la inversión en esos robots la que actuaría generando resultados para los empresarios que han invertido para conseguirla, y estos los que aportarían las cotizaciones sociales para mantener el estado de bienestar y con este, el derecho a las pensiones de las personas cuyos puestos de trabajo serán reemplazados por robots.

Varios economistas sostienen que sería un disparate forzar a las empresas inversoras en robótica a tener que financiar ese impuesto o aportar esas cotizaciones, con el argumento de que los empresarios tendrían derecho a todo el retorno de su inversión.

Discrepamos profundamente de esos economistas, pues consideramos que el único fundamento que puede sostener la creación de riqueza es el fin social de la misma: la felicidad y el bienestar de los seres humanos. Como Asociación, va desde aquí nuestro voto a favor de la propuesta de que una buena parte de esa productividad se destine a financiar las prestaciones de desempleo y las pensiones de jubilación de las personas.

Jordi Llopart, el atleta pionero que vive del paro

Reproducimos a continuación la noticia publicada por Miguel Riaño en el diario EL MUNDO el 14 de Agosto de 2016

14/08/2016 00:05

La primera medalla del atletismo español sobrevive con los 426 € del subsidio a sus 64 años.

La diferencia entre lo que Jordi Llopart (El Prat, 1952) aportó al deporte español y lo que éste le ha devuelto es enorme. Su plata en los 50 kilómetros marcha en Moscú 1980 fue una hazaña fundacional, la primera medalla del atletismo, el descubrimiento de una disciplina, pero hoy él se encuentra en la cola del paro. Quizá sea una rémora del pasado. Su padre y entrenador, Moisés, ya le instruyó en una autopista en construcción para evitar burlas, el técnico Jerzy Hausleber ya debía llevárselo a México para afinar su técnica y, cuando venció en el Europeo de Praga 1978, la organización ni siquiera tenía el vinilo con el himno. «Sólo yo sabía que ganaría», recuerda hoy Llopart, que también compitió en Los Ángeles 1984 (séptimo) y Seúl 1988 (13º), mientras ya estudiaba para preparar a otros atletas: el más destacado fue Daniel Plaza, que acabó con un oro al cuello en Barcelona 1992.

Después de él, llegaron Valentí Massana, el controvertido Paquillo Fernández y María Vasco y Llopart fundó la Asociación Española de marcha en 2004, dirigió la sección de atletismo del Barcelona y preparó a los marchadores mexicanos para Londres 2012, pero un cambio político le dejó sin trabajo y, a su vuelta, no halló oportunidades. Ni su experiencia, sus diplomaturas en Enfermería y Turismo y sus seis idiomas sirvieron. «Llamé a todas las puertas», reconoce Llopart, que recibió una ayuda del Comité Olímpico Español (COE), de seis meses, como única respuesta de las instituciones. «No vivo del recuerdo», proclama el ex marchador, pero tampoco de otras cosas. En 2014 mandó un mensaje desesperado a través de la prensa: sobrevivía, con mujer y dos niñas, con los 426 euros del subsidio para parados de larga duración. Hoy, aunque asesora a la Federación Japonesa más por amistad que por salario, aún sigue así: «La ayuda de amigos y familiares me permitió trampear entonces, y es lo que estoy haciendo ahora también». «Vuelvo a estar sin trabajo, viviendo con el subsidio», admite el primer héroe del atletismo patrio que, pese a sus 64 años, no se resigna: «Me muevo, estoy en Linkedin, mando currículums…».

Agitamos la “hucha de las pensiones” y parece que suena menos

Uno de los debates que más nos preocupa a los mayores de 45 años, además del debate relacionado con la retención del empleo o la obtención del trabajo, es qué pasará cuando se agote el Fondo de Reserva (la “hucha de las pensiones”).

Resulta que apenas queda dinero para afrontar tres pagas extraordinarias más. A este ritmo, a finales de 2017, el fondo se agotará, el déficit de la Seguridad Social continuará y el problema del envejecimiento intenso que comenzará en la próxima década ni siquiera habrá comenzado. Es decir, hay un riesgo de que nos quedemos sin pensión o bien de que ésta sea tan baja que no nos dé para afrontar nuestras cargas cuando nos jubilemos.

El sistema de la Seguridad Social es actualmente deficitario, por lo que la pregunta que nos hacemos es de cajón: ¿cómo la Seguridad Social pagará nuestras pensiones cuando haya el doble de pensionistas y la mitad de trabajadores? O ¿cómo mantener el sistema de sanidad, que hoy es uno de los mejores del mundo, cuando aumente el número de personas mayores y además suba la esperanza de vida?

La raíz del problema tiene un diagnóstico que parece fácil: la Seguridad Social necesita más financiación, a corto y largo plazo, es decir, más ingresos y cotizaciones.

Y la solución para atajar el problema se nos antoja también fácil: necesitamos reformas estructurales para reducir al mínimo el paro y aumentar la población ocupada sus salarios. Esto nos lleva a defender las políticas orientadas a la mejora de la empleabilidad de los mayores de 45 años y al fomento del emprendimiento en este colectivo de edad.

Actualmente multiplicamos por dos el paro estructural, en particular el desempleo de los 45+, y con ello mantener un sistema de pensiones resulta inviable.

Por otra parte, necesitamos también una devaluación fiscal, es decir, una reducción de las cotizaciones sociales a cambio de un aumento de los impuestos indirectos porque ya hemos comprobado por experiencias anteriores que tiene efectos directos sobre el aumento del PIB y el empleo.

Con estas medidas se asegurarán la sostenibilidad y viabilidad de la Seguridad Social y, por ende, de nuestras pensiones.

http://www.abc.es/economia/abci-gobierno-y-agentes-sociales-debaten-sobre-fondo-reserva-201607110102_noticia.html

Resiliencia

Hawking: “No creo que vivamos 1.000 años más sin que tengamos que dejar este planeta” | Ciencia | EL PAÍS

“Mi consejo es que recordéis mirar hacia arriba, hacia las estrellas, no a vuestros pies”. “Intentad encontrar el sentido de lo que veis, sed curiosos. No importa qué dificultades haya en vuestras vidas, siempre hay algo en lo que podéis triunfar. No os rindáis”.

Desde nuestro máximo respeto al científico y al ser humano que pronunció estas palabras, Stephen Hawking, proponemos a todas las personas en desempleo que las lean con la fe del creyente,  la ilusión del aprendiz -aunque haya cumplido más de 45 años todo el que se reinventa es un aprendiz- y la sabiduría del alquimista: “No os rindáis, podeis
descarga triunfar…”